¿Qué te puede aportar el Coaching de Imagen en tu práctica deportiva?

Hace unas semanas, en post anteriores, te presenté lo que era la Cognición Corpórea y la Cognición Atávica y cómo ambas influyen en la forma que tienes de comprender, pensar, sentir o percibir el mundo.

 

La primera, en tanto que tu cuerpo al moverse y experimentar esas sensaciones corporales va configurando tu estilo de pensamiento, es decir, refleja en cierta forma, tu manera de pensar y sentir.  Y al revés,  tu forma de pensar, va a terminar influyendo en tu corporalidad, en la forma que tienes de moverte.  Mente y cuerpo se retroalimentan.

 

La segunda, nos habla de los efectos que genera el vestuario, ya sea por sus colores, texturas, materiales, estampados, estructura, etc, sobre tu estado psicológico. Como veíamos, la ropa que te pones, va a tener influencia en la percepción que los demás tienen de ti y en tu propia percepción,  por el significado simbólico de la misma y  por el hecho de llevarla puesta, al experimentar físicamente esa prenda.

 

Estos dos conceptos, la Cognición Corpórea y la Cognición Atávica, están en la base de lo que es el Coaching de Imagen ya que unen, perfectamente, las tres dimensiones que se trabajan con esta metodología: Interior. Cuerpo e Imagen estética.

 

Ya sabes, que para el Coaching de Imagen lo fundamental es buscar esas conexiones, para que la imagen que proyectes sea un fiel reflejo de lo que tú eres. ¿Y cómo?, te puedes preguntar.

 

La clave está en tu autoconocimiento,  lo que traerá a primer plano, tu imagen real.  Partiendo de ahí y de la aceptación de la misma, tal cual, sin trampas ni cartón, junto a la fijación de objetivos motivantes y realistas, te pondrás en el camino de conseguir aquello que te propongas. Por tanto, la búsqueda de la coherencia y la armonía entre tus tres dimensiones, serán claves, para que  proyectes una imagen auténtica.

 

De no ser así, algo “chirriará” en esa imagen global con la que te muestras al mundo que hará que tú no te sientan bien y que no brilles con todo tu potencial. El resultado, puede ser una imagen bonita, incluso por qué no, hasta estilosa pero, probablemente, se verá antes a tus accesorios, a tu vestuario, a los colores que llevas, que a ti mism@, pasando tú a un segundo plano.

 

¿Quieres esto o apuestas por esa autenticidad? ¿Quieres que se te vea a ti?

 

Hacer deporte, ya sea de forma individualizada o acudiendo a un Centro, está a la orden del día, forma parte del estilo de vida de muchas personas.  La mejora en la imagen es un objetivo muy común que mueve a muchas de ellas a apuntarse a un gimnasio e incluso, puede que tú estés en ese grupo. ¡Eso está fenomenal!, es un objetivo, una motivación como otra cualquiera.

 

Ahora, vamos a profundizar en ello. ¿A qué te refieres con mejorar la imagen?. ¿A tener un torso musculado, unos brazos tonificados o unas piernas firmes?.  ¿Es solo al cuerpo?. Es más, cuando te imaginas esa mejora, ¿lo haces partiendo de tu imagen real o de la imagen ideal, que anda por tu cabeza como consecuencia del bombardeo diario que vivimos mujeres y hombres, desde distintos ámbitos, para alcanzar unos cánones de belleza perfectos?

 

No te olvides que la imagen es algo más que un cuerpo bonito o un vestuario estupendo que va a la moda. La imagen externa habla de ti, de quién eres. Es una proyección de tu interior y cuanta más cerca esté la una de la otra, mejor estará tu cuerpo, mayor presencia tendrás y en definitiva, podrás disfrutar de mayor bienestar y plenitud, sin tensión alguna.

 

Si en esa mejora, el objetivo que te marcas está fuera de tu alcance, basado en una imagen ideal que poco tiene que ver contigo y con tus necesidades reales, puede que, en el camino,  te hayas encontrado con bastante desánimo, frustración, enfado  o aburrimiento. El siguiente paso, como consecuencia de lo anterior,  ha podido llevarte a que tires la toalla, desapuntándote del gimnasio, asistiendo al mismo pero sin mucha motivación o en el peor de los casos, pagando la cuota mensual o anual sin aparecer ningún día por allí. ¿Te suena?

 

A lo mejor, no estás en el grupo que va a un gimnasio para mejorar su imagen y lo que buscas es desconectar de tu rutina diaria, ampliar tus relaciones sociales, mejorar tu salud y bienestar o simplemente echarte unas risas. Sea tu objetivo el que sea, te puedo asegurar, que con el Coaching de Imagen darás un paso más. Si a tu práctica deportiva le pones foco con objetivos que cubran tus verdaderas necesidades, estarás en el camino de tu crecimiento personal.

 

¡Sí, como lo oyes!. Es posible, ya que vas al gimnasio y estás trabajando una de las dimensiones, la corporal, utilizar este espacio que te proporciona tus clases o tus entrenamientos como marco de aprendizaje personal para superar tus limitaciones y poner a favor de tus objetivos, todo tu potencial.

 

Cómo comento en la web, mi proceso de Coaching de Imagen me generó un gran avance en mi forma de bailar y esto se tradujo, al hacerlo consciente, a cambios tanto a nivel interno y externo que hoy en día, siguen presentes y me producen mayor bienestar y disfrute no solo en el baile, sino en mi vida cotidiana.

 

La cosa no quedó ahí, eso solo fue la punta del iceberg. Profundicé y me di cuenta que en mi práctica de yoga, llevaba a mi cuerpo a extremos tales, que le forzaba a hacer posturas que para nada le ayudaban. Me pregunté, ¿para qué lo hago?, ¿qué pretendo con ello?. Simple y llanamente buscaba reconocimiento externo y validarme a través de ello. Mi exigencia, mi perfeccionismo, la comparación con los demás, mi creencia de que “soy menos” si no hago la postura en su máxima expresión quedándome en una variante anterior, estaba detrás de todo ello. Eso sí, a costa de generar tensión y malestar a mi cuerpo.

 

A ti te puede estar pasando lo mismo, que reproduzcas patrones de respuesta a la hora de hacer ejercicio que bien te bloqueen, te hagan estancarte y no avanzar, te exijas tanto que te llegues a lesionar, te machaques porque no lo haces tan bien como tu compañer@, o por seguir con ejemplos,  te quedes en un segundo plano cuando puedes dar más. Esto, probablemente también te pasa fuera, en tu casa, en el trabajo o con tus amistades.

 

Claro, esto si lo traducimos a experiencia concretas que pueden darse en tu día a día cuando vas a tu Centro a hacer deporte puede ocurrir que:

 

  • Te quedes mirando desde fuera a una clase de Zumba porque tengas la creencia de que tú eres incapaz de seguir la coreografía al compararte con la gente que está dentro bailando, cuando tu interior se muere de ganas por bailar. Máxime, si eres hombre porque ahí las creencias de género pueden estar aun pesándote más, al igual que te puede pasar a ti, por ser mujer, con las clases de boxeo.
  • Te coloques, en la clase de Body Pump, 20 kg en la barra para hacer sentadillas porque tú no vas a ser menos que el o la que tienes al lado, lesionándote por ello.
  • Te veas haciendo Yoga cuando lo que te pide el cuerpo es correr porque no te hayas parado a escuchar lo que verdaderamente necesita tu cuerpo o al revés.
  • Te pongas al final de la clase para no mirarte al espejo porque la imagen que te devuelve no te gusta, te ves ridícul@.
  • Te pases dos horas haciendo máquinas sin motivación alguna porque te da vergüenza asistir a clases colectivas
  • Te sientas insatisfech@ porque tu atención está en lo que te falta y no en lo que ya has conseguido, olvidándote de felicitarte por tus mejoras.
  • O sigues asistiendo a la clase de Body Combat, pese a que te aburres y te agobias, porque no te atreves a decirle a tu amig@ que no te gusta esta clase y preferirías irte a correr campo a través, porque a ti lo que te apasiona, de verdad, es estar en contacto con la naturaleza mientras haces ejercicio.

 

¿Te has sentido identificad@ con alguna de estas situaciones?

 

Tal y como recojo en la web, cuando haces ejercicio no solo lo está haciendo tu cuerpo. Este es el vehículo de comunicación que va a expresar fuera el cómo te sientes por dentro. Tus creencias, tus límites, tus emociones, tus autosabotajes, tu falta de autoestima, tus complejos, etc, también levantan pesas, hacen yoga o se mueven al son de una bachata en la clase de zumba. Es más, aunque de forma consciente o inconsciente, trates de ocultarlo, tapar e incluso de aparentar que todo está “superbién”, el cuerpo no miente y lo expresa a través de tu imagen.

 

Palabras como autoestima, asertividad, gestión de emociones, actitud, creencias, enfoque de solución frente al de fracaso, zona de confort y muchas más, pueden convertirse en objetivos a trabajar desde el Coaching de Imagen para superar las situaciones descritas arriba u otras que a ti, personalmente, te pueden estar pasando. ¿Qué conseguirás?.

 

“Entrenar con foco” y crecer desde ahí con tu práctica deportiva, superando tus limitaciones.

 

¡Qué diferencia hacer ejercicio sabiendo para qué lo haces y qué puedes conseguir con ello!

 

Yo lo he puesto en práctica y ahora en mis clases de Body Balance y de Pilates, lo primero que hago es escuchar mi cuerpo, porque todos los días no está igual y a partir de ahí, pongo el foco en mi objetivo de disfrutar y no en el resultado final, lo que me lleva directamente a elegir, con consciencia, hasta donde llevar la postura o el ejercicio para obtener el mayor beneficio para mi cuerpo y para mí.

 

Además, he introducido en mi entrenamiento una nueva disciplina, el Indoor Walking que además del trabajo cardiovascular y de tonificación que se le atribuye,  a mí personalmente,  me ayuda a ponerme en acción, ser más proactiva, trabajar el “no puedo” que, a veces, viene a visitarme en algún que otro momento y a salir de mi zona de confort (clases de baile, yoga, pilates, body balance). Cuestiones todas ellas, que cómo ves, van más allá de la práctica deportiva pero que redundan en una mejora global.

 

Por si te ha quedado alguna duda, paso a resumirte brevemente para qué te puede servir el Coaching de Imagen y los beneficios que te pueden aportar si “entrenas con foco”.

 

¿Para qué?

 

  • Para trabajar no solo una mejora en tu imagen física, sino mejora en tu imagen interna y en la proyección de tu imagen externa. Si estas 3 imágenes están en armonía, te verás mejor y disfrutarás de mayor salud, bienestar y plenitud al reconocerte tal y como eres
  • Para poner el “foco” en objetivos de entrenamiento que cubran necesidades reales y no ideales, lo que eleva tu motivación para la consecución de los mismos y los hace alcanzables, siendo mayores los beneficios que logres
  • Para pasar de tener el foco en “lo que te falta” a “lo que tienes y eres”, lo que supone pasar de hacer ejercicio con sacrificio y esfuerzo, a fluir con el mismo y disfrutarlo
  • Para pasar de un entrenamiento lineal a un “entrenamiento global”donde cuerpo, identidad y estética se unen para que puedas CRECER con tu práctica deportiva y proyectar, así, una imagen auténtica, fiel a ti mism@
  • Para aprovechar “el gym” no solo para hacer ejercicio, sino como marco de aprendizaje personal

Beneficios

 

  • Cambios a medio-largo plazo más duraderos y transformadores
  • Mejora en tu autoestima y motivación al ampliar tu Autoconocimiento
  • Aceptación de Imagen Corporal
  • Mayor armonía y coherencia en tu imagen global al proyectar una imagen auténtica
  • Reconocimiento de tu propio potencial y de las limitaciones como fuente de aprendizaje
  • Mejores resultados al orientar tus objetivos a cubrir necesidades reales
  • Mayor salud, bienestar y plenitud al reconocerte tal y como eres desde tu imagen real

 

Si te ha picado la curiosidad esta simbiosis de juntar deporte y crecimiento personal a través del Coaching de Imagen y quieres conocer de primera mano esta Metodología, el próximo martes, día 10 de abril en horario de 10 a 12h y de 16 a 18h  lo presentaré, de forma gratuita, en un Taller dónde tú mism@ podrás comprobar que te puede aportar. ¿Dónde? En MOMO Sports Club La Dehesa de Alcalá de Henares. ¡Corre e inscríbete en recepción! Plazas limitadas.

 

Será un placer verte allí y si no, me encantará leer tus comentarios y tus reflexiones.

 

Te espero en el próximo post y mientras tanto, ya sabes, ¡se tú y brilla desde tu Belleza Imperfecta!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *